La Costa Norte Radio

Descubriendo la costa Norte

La revista American Way, que edita la aerolínea American Airlines, publicó en su edición de septiembre, un reportaje en donde descubre para sus usuarios, las opciones de turismo de aventura que ofrece la costa norte de la República Dominicana, principalmente en las ciudades de Puerto Plata, Cabarete y Sosúa.

American Airlines es una de las principales aerolíneas del mundo, con un promedio de 3,400 vuelos al día, y con un movimiento de pasajeros de 275,000. En cada asiento, dispone un ejemplar de su revista. A continuación se publica la traducción libre del reportaje firmado en inglés por Travis Marshall.

Claro, usted puede reservar un viaje a la República Dominicana y pasar sus días descansando en las playas bañadas por el sol de Punta Cana. O bien, puede ir a la costa norte, que atrae por igual a adictos a la aventura y viajeros con conciencia ecológica, con su terreno geográficamente diverso y su creciente impulso hacia la sostenibilidad. Exhausto de la caminata cuesta arriba, cruzo la línea de árboles en el río Damajagua -que se sumerge en una masa arremolinada por el lado de la montaña, a través de conductos y canales de piedra caliza resbaladizas- y miro por encima de la cornisa en que estoy de pie. "¿Estás listo para saltar?", pregunta el guía. "Tú lo sabes", le respondo, agarrando mi casco. He realizado unas cuantas visitas, pero finalmente he encontrado la República Dominicana que he estado buscando. Resulta que todo lo que tenía que hacer era dirigirme hacia el norte.

Para la mayoría de los turistas, la República Dominicana es sinónimo del Este árido, el gigante multi destino de Punta Cana. Antes de Punta Cana, el área alrededor de la costa de Puerto Plata estaba a punto de convertirse en el brillante faro del turismo dominicano. Con los años, el gobierno coqueteó con ubicaciones turísticas en todo el país: Pedernales, Samaná y Boca Chica, todas consiguieron un poco de atención, pero la apuesta principal fue en última instancia a Punta Cana.

En cierto modo, eso ha sido bueno para la costa norte, ya que permitió a la región la libertad para crecer y reinventarse como una aventura al aire libre.

Puerto Plata, Sosúa y Cabarete están experimentando un renacimiento, aprovechando al máximo los muchos milagros de la geografía que confluyen en ellas. Las maravillas naturales son tan grandes, que se combinan con una rica historia española y en un énfasis creciente en la sostenibilidad. Es un destino que se parece más a Costa Rica que a una isla del Caribe.

Las ciudades, especialmente Sosúa y Cabarete, están sumergidas en una energía internacional mucho más grande que su tamaño físico. Extranjeros migrantes y practicantes de surfing hacen de esta zona una costa ecléctica y multilingüe con una densidad y diversidad de la comida, y una vida nocturna que eclipsa, incluso, a la capital, Santo Domingo.

Cabarete y Sosúa

Abajo en la playa de Cabarete, el choque de las olas y el chasquido de las "cometas" son un telón de fondo constante a una de las mecas más atractivas de vientos deportivos del mundo. Mientras en la suave arena de Sosúa, los buzos y nadadores pueden coger un barco para explorar naufragios y arrecifes cercanos a la bahía protegida. Y solo necesito mirar por encima del hombro para ver las escarpadas montañas de la cordillera Septentrional que se elevan sobre la costa y se pierden entre nubes.

Por supuesto, perderse solo es divertido cuando tienes a alguien que te muestre el camino de regreso. Así que, cuando me decidí a hacer la caminata a los 27 charcos de Damajagua, la empresa de ecoturismo Iguana Mama fue la elección obvia.

"Este ha sido un destino de deportes acuáticos, pero la gente está dándose cuenta de la gran variedad de actividades que se ofrecen fuera de los océanos", dice el propietario de Iguana Mama, Michael Scates. "En particular, tenemos impresionantes cascadas [que es, en esencia, bajar en canoa por un salto de agua] y barranquismo, y cada vez más, la gente está buscando una combinación de tiempo en la playa y la aventura".

La costa norte es el tipo de lugar en el que nunca podrías hacerlo todo, incluso a través de toda una vida de vacaciones. También es el tipo de lugar donde la riqueza de posibilidades hace que un antiguo habitante del Caribe, como yo, diga: "Yo podría vivir aquí totalmente", y empezar a preguntar a la gente acerca del precio de los apartamentos. Pero teniendo en cuenta el tiempo finito, tengo que conformarme con arañar la superficie.

Sin embargo, Michael Windle, el propietario estadounidense de la tienda de equipos de navegación Northern Coast Diving en Sosúa, se rindió al sueño. "Venía aquí cada vez que tenía unos meses de descanso", explica, mientras me retuerzo en mi traje de neopreno para una mañana de buceo. "Con el tiempo, los hermosos paisajes, la gente amable y la vida económica me atrajo aquí de forma permanente", agrega.

Subo a la barca de Windle desde la playa, donde me zambullo en el brillante azul del agua, en un punto de buceo llamado el Jardín de Coral. Como me tiro al fondo de la bahía, los arrecifes en forma de hongo se levantan de la arena. Nado a través de formaciones de espuelas y ranuras que cierran filas alrededor de mí, y veo peces loro pastoreando entre los corales. En el borde del arrecife, cojo mi primera visión de la creciente corriente subterránea y de los esfuerzos de sostenibilidad, que también están surgiendo a lo largo de la costa norte.

Por ejemplo, un vivero de coral: Cuadros de cuerdas, barras de refuerzos y mallas de alambres -está integrada en las aguas abiertas de la bahía. Buzos voluntarios y científicos marinos trabajan con tiendas de buceo locales de aquí (y en otras partes del país). Los corales recién nacidos son lavados por el agua rica en nutrientes y vigorizados por la luz del sol, y una vez que han crecido a un tamaño saludable, serán trasplantados en las secciones dañadas de los arrecifes para mejorar el hábitat.

Una vez que empiezo a buscar, veo este espíritu en la tierra, me refiero a los esfuerzos para convertir las atracciones turísticas populares en beneficios tangibles para el medio ambiente y la comunidad.

Tal es el único complejo de mono de la selva que existe en el país, que Windle me muestra después de nuestra inmersión. Construido en las montañas por una pareja de Tennesse, conformada por Charles y Candy Ritzen, la atracción es una gruta de cinco hectáreas donde los Ritzen rehabilitan monos, incluyendo dos docenas de monos ardilla y cinco monos capuchinos que fueron rescatados del cautiverio, a menudo por abuso.

Pero lo que realmente hace que la Jungla de Monos destaque es que existe toda la operación para proporcionar atención médica y dental gratuita a la comunidad que la rodea.

En mi último día, me dirijo hacia el tramo de arena azotada por el viento en el extremo oeste de Cabarete llamada Kite Beach. Es la calle principal de la escena kiteboarding de la RD y la base de operaciones de la profesional del kite y migrante estadounidense, Laurel Eastman. Ella dirige no sólo LEK, una escuela de clase mundial de kiteboarding, sino también un proyecto de edificio llamado "Kiters 4 Comunidades", que ayuda a financiar la construcción de un centro comunitario para un barrio de inmigrantes haitianos a las afueras de Cabarete.

Cuando me presento en LEK, las mangas de viento a lo largo de la playa están revoloteando a medias en el viento decididamente hacia la luz. La primera clase es acerca de familiarizarse con la cometa en la playa. "La mayoría de la gente necesita de diez a doce horas de clases, por lo general un par de horas al día durante una semana", explica el director Ricardo Gómez.

"¿Cuánto tiempo tienes?", me pregunta.

Pienso en el tiempo que me queda en la costa norte y en mi creciente lista de cosas todavía por ver. Submarinismo en las cavernas de agua dulce de la Cueva Dudú, recoger café y cacao en las granjas orgánicas, montar a caballo en las montañas a lo largo de caminos cortados por los indígenas taínos. "No es suficiente", le respondo. "Nunca es suficiente".
 Puerto Plata es conocida como la Costa de Ámbar, por los ricos depósitos de ámbar que hay en su suelo.
Diariolibre.com
Facilitado por Blogger