La Costa Norte Radio

Google pierde apelación en el caso de Street View

SAN JOSE, CALIFORNIA. Los abogados que están demandando a Google por permitir que sus vehículos con cámaras recolectaran correos electrónicos y contraseñas de internet mientras fotografiaban barrios para los mapas de "Street View" esperan reanudar su caso ahora que una corte federal de apelaciones falló a su favor.

La Corte Federal de Apelaciones en San Francisco dijo el martes que Google no se limitó a escuchar comunicaciones de radio accesibles cuando recabó información del interior de viviendas de personas.

"Ellos descargaron información transmitida en redes de Wi-Fi no protegido que fue capturada por Google, incluidos correos electrónicos, nombres de usuarios, contraseñas, imágenes y documentos", escribió el panel. "Aun cuando es común para el público en general conectarse al Wi-Fi no protegido de algún vecino, el público en general normalmente no intercepta por error, almacena y decodifica información transmitida por otros dispositivos en la red".

Marc Rotenberg, director ejecutivo del Electronic Privacy Information Center (Centro de Información de Privacidad Electrónica), calificó el fallo del tribunal como "una decisión histórica para la privacidad en internet".

"La corte dejó en claro que la ley federal de privacidad aplica a redes residenciales de Wi-Fi", señaló. "Los usuarios deben ser protegidos cuando una compañía trata de capturar información que viaja entre su computadora portátil y su impresora en su casa".

Un vocero de Google dijo el martes que los abogados del gigante de internet están "decepcionados por la decisión del Noveno Circuito y están considerando nuestros siguientes pasos".

La abogada Elizabeth Cabraser, representante en una demanda colectiva que argumenta que la privacidad de sus clientes fue invadida, dijo que éstos están satisfechos con la opinión de la corte y esperan con ansia seguir adelante con su caso.

Google se disculpó por la intromisión, prometió dejar de recabar información y dijo que la recopilación de datos de las redes públicas de Wi-Fi en más de 30 países fue algo inadvertido, pero no ilegal.

A inicios de este año, Google llegó a un arreglo de siete millones de dólares con 37 estados en una demanda después que fiscales gen erales argumentaron que mientras vehículos de Google atravesaron barrios entre 2008 y marzo de 2010 tomando fotografías para el programa de cartografías, la compañía recaudó además información que era transmitida a través de redes inalámbricas no protegidas.

La práctica fue descubierta por un comisionado alemán de protección de información en 2010. Unos meses después, el cofundador de Google Sergey Brin dijo a los asistentes a un congreso que la empresa había cometido un error.

"En pocas palabras, permítanme decir que cometimos un error", dijo en su momento.

AP
Diariolibre.com
Facilitado por Blogger